jueves, 4 de junio de 2015

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL HIP-HOP Y EL RAP, DESDE LA PERSPECTIVA DE UN RAPERO.

·         ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL HIP-HOP Y EL RAP, DESDE LA PERSPECTIVA DE UN RAPERO.


IDEAS PARA CONVERSAR:

1.       SOBRE LA REDUNDANCIA DE ALGUNOS CONCEPTOS
Y COMO NOS PUEDEN AYUDAR O LIMITAR:

En mi opinión: “Hip-Hop organizado” es una expresión intencionalmente redundante. Si es Hip-Hop, es organizado. Revisando sus antecedentes y su desarrollo, podemos comprobarlo. Más, la valides de esta redundancia se justifica en la necesidad de reivindicar el fortalecimiento de la organización social en nuestras comunidades.

En esta línea, cabe decir que el rap también, es solo rap. Por lo tanto la expresión: Rap Político o Rap social, también son redundancias, Si es rap, es político y es social: porque expresa una opinión que se organiza en una composición para poder plantearse una postura que responde a la vida social e interior del escritor.

(Esta técnica se mezcla con otros ritmos musicales y crea distintos resultados artísticos, influenciados por el estilo marcado de las palabras en el rap)

Rap social, rap “romántico”, rap callejero, etc. de expresiones, sirven como referencia de la temática que se toca en algún proyecto determinado, pero no son categorías cerradas; tomarlo de esa manera, es limitar la amplitud del rap, es limitarnos a nosotros mismos.
En el rap, básicamente tratamos de reflejar la realidad: toda la realidad, la propia y cotidiana, personal y colectiva, locuras que cruzan nuestros pensamientos y que compartimos de forma abierta, también nuestras aspiraciones y sueños, ideas y propuestas, críticas y denuncias, nuestras experiencias e impresiones sobre todo tipo de situaciones. Cerrarse en que uno hace determinado estilo de rap, corta la capacidad musical, artística y social del rap. Ahora, muchos me dirán, que el rap es expresión y es libre y cada quien dice lo que le da la gana, a esas personas les recomiendo al menos investigar un poco de los orígenes del rap, el Hip-Hop y otros temas.

“Escribo lo que vivo, vivo lo que escribo” es una relación entre conocimiento y vivencia, teoría y práctica, inteligencia en movimiento. Este código del rapero, es un requerimiento de autenticidad, que busca coherencia entre lo que se dice y se hace. (¿Quieres saber cómo vivo?, ven camina conmigo).


2.       SOBRE LA ACTITUD DEL HIPHOPER
Y LOS COMPROMISOS QUE ASUMIMOS.

En las distintas personas que conozco, he encontrado que el Hip-Hop ante todo, es una actitud, una fuerza creadora, una postura comunitaria, un sentimiento de batería, de ser uno mismo, de humildad y respeto, de trabajo y constancia, de querer crecer, cambiar. No ser lo que esta sociedad ha diseñado.

De esa actitud nace todo el arte y la organización, no siempre con los elementos clásicos del Hip-Hop (Dj, Rap, Graffiti, Baile Callejero), hay tatuadores, skaters, artistas marciales, trabajadores, pintores, profesores, gente que para en la calle, que organiza, que actúa, con ese sentimiento Hip-Hoper, compartiendo su atención a las creaciones artísticas y sociales del movimiento.
Ahora: no todos están obligados a los mismos grados de compromiso. El Hip-Hop no es un cuerpo uniforme, que se pueda describir con un esquema simple de dos polos. Para explicar esto, me gusta recurrir al esquema de las capas o “el huevo”:

  • A simple vista, tenemos la cascara: lo que podemos percibir por fuera: sus rasgos visuales, su lenguaje, sus sonidos más conocidos, sus colores más llamativos. El arte y la estética.

Ojo que a estas características, estar en la superficie no les quita su valor como Hip-Hop. Lo que en todo caso, puede llegar a hacer degradar su valor cultural o contra-cultural, es quedarse en lo superficial o alejarse hacia otras motivaciones más apegadas a la sociedad establecida, que son las situaciones de donde se aprovecha el sistema Capitalista para extraer sus beneficios, devolviéndonos las creaciones culturales del pueblo en forma de productos comerciales y propaganda para el consumo.

  • Por dentro, en la clara: tenemos las características culturales y contra-culturales del Hip-Hop, su historia como movimiento social, sus ideas como comunidad que se reconoce a sí misma y que comparte una hermandad internacional.


  • Y llegando a la yema del gusto, excavando, podemos llegar al Underground: lo que está por debajo de lo que se puede ver a simple vista,  que busca la esencia de las cosas. Conectado a las raíces para partir hacia el futuro. Una postura de trabajo de hormiga discreto y constante, para surgir o insurgir, desde lo profundo a todas las direcciones.
  • Y son estas raíces, las que nos llevan al centro mismo del Hip-Hop, su corazón: lo que permanece conectado a las luchas sociales y su esencia revolucionaria, que surge de conectar su historia como creación cultural y contra-cultural, con las raíces de cada pueblo donde es acogido, empezando con las raíces Afroamericanas y Africanas, además, de nuestras raíces Latinoamericanas y Ancestrales.  Nuestra realidad nacional e internacional. Las vidas de nuestros pueblos.

Y es entre estas distintas capas de compromiso, que la gente toma decisiones y elige permanecer o desplazarse en alguna dirección. Lo cual no invalida su aporte o trabajo dentro del movimiento: Si algo he aprendido, es que hasta los exponentes más enfocados en lo musical o económico, empresarial, llevan la llama del Hip-Hop y abren puertas a nuevos territorios. El asunto es no dejar que quienes solo tienen intereses comerciales sean la única expresión en el Hip-Hop, es responsabilidad de sus críticos crear contra-propuestas desde el pueblo. Una persona puede empezar escuchando Porta y terminar escuchando Portavoz. (Al revés, puede darse, aunque sería preocupante y en todo caso, debemos combatir una situación así)


Es esta variedad de pensamientos y prácticas que se dan dentro del Hip-Hop, lo que nos impide que podamos categorizarlo como un movimiento revolucionario por sí mismo, necesita complementarse y reivindicarse con una postura revolucionaria para que tenga esta característica.

Lo usual es que los miembros de la comunidad oscilen entre la cascara y la clara. Algunos, más interesados en aprender y tomar una postura más comprometida socialmente, llegaran más profundo en su comprensión de este fenómeno cultural y contra-cultural y los que deseen involucrarse en la historia, los que deseen asumir su papel histórico, pondrán en práctica todo lo aprendido, para beneficiar a su comunidad y transformar la realidad a una situación que supere las limitaciones de la sociedad establecida.

Ahora, con respecto a esta palabra: “revolucionario”. No creo que nadie pueda autodenominarse de tal manera, si no se ha comprobado en los actos tal afirmación. (Por cierto, que yo no soy revolucionario, eso lo dirá la historia).


 3.       SOBRE EL USO DEL ELEMENTO: RAP, DENTRO Y FUERA DEL HIP-HOP.

Regresando al rap; dentro del Hip-Hop, es un elemento cultural y contra-cultural, del individuo que se plantea a sí mismo, se construye, crea propuestas, representa: a su familia, a su barrio, a su gente, a la vida que le ha tocado. Aunque básicamente cualquiera puede tomar la técnica del rap para sus propios fines (y los otros elementos igual). Así es que le podemos ver en la industria del entretenimiento, en propagada comercial, en campañas institucionales, etc.

El director de un colegio o el propio Melcochita puede hacer una letra de rap o tener una discografía. Pero hasta que no asuma una postura de compromiso con lo que significa Hip-Hop (al menos en la superficie y no de forma superficial): NO será Hip-Hop. Ese rap será un mero instrumento, adorno o complemento de alguien que utiliza una técnica. O también puede ser solo un hipócrita, farsante u oportunista que nunca faltan. Por eso siempre debemos prestar atención y analizar las cosas de forma crítica y constructiva.

El sistema político-económico establecido, es especialista en corromper el sentido original de las creaciones culturales y contra-culturales del pueblo, y este movimiento no es ajeno a esa amenaza, pues el sentido original del Hip-Hop (amor, paz, unidad y disfrutar lo que haces) va contra los intereses de dominación del Imperialismo.

Ante esta situación, continua la resistencia contra-cultural, organizándose y promoviendo la participación comunitaria, la auto-educación, la educación popular y el desarrollo personal de nuestras habilidades, para nuestra realización individual y colectiva.

“Hip-Hop es mi capacidad de hacer todo, sin tener nada”.

HIP-HOP ORGANIZADO, MANTIENE EL PUÑO ALZADO.

1 comentario: